viernes, octubre 17, 2008

SLICK WATTS

No le pusimos como candidato al mejor base de la historia Sonica. Había otros candidatos con mejores números, pero quizás, ninguno tenga el carisma de Slick Watts, jugador rocambolesco y con una personalidad y estilo inconfundible, que le hacen acreedor a su propia entrada.

Aún nacido en Louisiana, muy cerca de donde nació otra estrella Sonica, como Spencer Haywood, Watts donde empezó a destacar fue en el Streetball neoyorkino, donde es aun hoy, una leyenda total.

Nunca llegó a ser drafteado, pero los Sonics vieron inmenso potencial en el, y le ofrecieron la oportunidad de ganarse un contrato, en un tryout dirigido por el entonces entrenador de los Sonics, un tal Bill Russell.

Le dijeron que tenía que ir a Seattle, Washington, y el flipó cuando no le llevaron a Washington DC, sino al noroeste del país. Pero aun asi se hizo hueco en el roster de los Sonics, donde permaneció 5 años.

Pero mas allá de los números, donde en su tercer año llego a liderar la liga en asistencias y robos, lo que perdura de Slick, es su caracter. Slick tenía cuando llego a Seattle un Volkswagen naranja, y con el iba recorriendo la ciudad, parando en cafes, hablando con la gente. Por eso la gente le adoraba, porque lejos de la soberbia y la frialdad de muchas estrellas, el era uno más, le encantaba parar a charlar con la gente de la calle, hablar de los Sonics, de basket, que le recomendasen sitios, que le dijesen atajos de como llegar antes al centro de entrenamiento o al pabellón. También se implicó mucho con la comunidad, y por ello ganó en el segundo año de historia de este premio, el J. Walker Kennedy Citizenship Award.

Pero el legado que aún hoy pervive en la liga, fue la cinta en el pelo. Fue uno de sus percurores, sino el principal percusor de la cinta, y no era extraño además, que la llevase de medio lado, eso si, con su eterna sonrisa. Cuentan que le gustaba llevarla así, porque en una sesión oficial de fotos, por un golpe que se dio fortuitamente con otra persona, se le quedó de medio lado. Y le gustó.

Slick Watts, más allá de las pistas, uno de los primeros en llevar el streetball a profesionales, y un crack fuera de la pista. Ojalá hubiese más Slicks.

11 comentarios:

drazgon dijo...

¿Y que fue de él tras su paso por los Sonics?

BigBen dijo...

no tenia ni idea de este tio, pero sin duda era parecia un gran tipo. natural y no como la mayoria de estrellas subidas de tono

Juanejo dijo...

tras jugar casi 5 años en seattle, fue traspasado a los Jazz de New Orleans, cerca de casa, pero las lesiones acabaron prematuramente con su carrera.

Mo Sweat dijo...

Gran post Juanejo.

Slick es ese tipo de jugador que transmite algo especial, no es ni chulería, ni el típico carácter altivo de algunas estrellas, ni lo también típico de muchos, de intentar ser simpático y accesible de cara a los fans; lo de Slick lo veo algo parecido a lo de Magic Johnson, una simpatía especial, natural, no forzada y sobretodo mucha magia, es de ese tipo de personas que transmite mucho solo con la mirada, sin necesidad de decir nada.

Un mito del playground, de la época en que los cracks de los playgrounds de Harlem o Queens, tenían clase como para humillar a muchos profesionales de la NBA, ahora es diferente, mucho malabarismo y vacileo, pero si no están en la NBA es porqué no son suficientemente buenos para estar; eran otros tiempos, en los que estrellas de la NBA jugaban en el Rucker Park y tenían que sudar para no ser vencidos por las estrellas del playground.

costalgaraldals dijo...

joderrrrr ¡¡¡ este si que no lo conocia ¡¡¡¡ Eres un pozo de sabiduria, Juanejo.
Me encantaria que más jugadores tubieran ese talante, ser "persona" y no tanta estrella... si señor, toda una lección.

Bias dijo...

Buen post. Supe de la existencia de este jugador cuando hace un par de años los Sonics reunieron (no estoy muy seguro si como celebración del 40 aniversario o ke exactamente) a todos sus jugadores más importantes para hacerles un homenaje durante un partido. La mayoría los conocía, pero me llamo mucho la atención un tío que iba con una cinta en la cabeza de la misma manera que en la foto que pusiste(porque sí, el crack debió de aparecer así al partido jeje) y me puse a indagar un poco sobre él, lo típico. Descubrí que había sido todo un crack dentro del campo,pero lo que no dicen los datos, las estadísticas o alguna biografía es que fuera un tipo tan genial fuera de las pistas. Sin duda en estos tiempos que corren hace falta más gente como él. Todo un crack

Wayne Robinson dijo...

Me ha encantado la historia de este tipo Juanejo. Confieso que no la conocía. Gracias por ilustrarnos. Los Sonics ya no existen pero este tipo de historias hacen que permanezcan muy vivos en nuestros recuerdos. Saludos crack.

ATPARROT dijo...

Que crack este slick! No sabia nada de el, pero sin duda debió de ser una gran persona. Me alegro de haber leido de esto, y gracias por escribirlo (y por pasarte por mi blog).

Peter Mihm dijo...

Qué cara de jugón... Tremendo.

True Wolf dijo...

Yo tampoco conocía a este genio, me sonaba haber visto sus estadísticas pero esto es papel mojado, no vale nada vamos.

Realmente es una pena que a niveles profesionales haya tan pocos tipos así, incluso en categorías que comparado con este no son nadie. Por eso me cae bien Elton Brand, no tanto como a Sixers (y más ahora) pero me cae muy bien.

Juanejo dijo...

era un crack. le he visto poco por tv, pero era uno de esos jugadores que enamora a primera vista. publico un libro, estoy a ver si me lo saco por ebay o alguna cosa asina.